Blogia
CARTAS MARRUECAS

ESTOS TIOS SON UNOS ARTISTAS... DEL MANGONEO

La verdad es que estos pejesapos del PSOE son unos auténticos campeones del doblez. No me preguntéis cómo, he ido a parar al blog de uno de estos artistas, Francisco Javier Rodriguez Peña, y me estoy agarrando las tripas de la risa. Lo de ser socialista es lo de menos. Yo tengo amigos socialistas, e incluso cosas peores. Lo que no es de recibo es que, a propósito del anhelado triunfo del PSG, se escriba lo siguiente:

"También debemos festejar que sigue el cambio en Galicia: que de los caciques que se creen que llamar maricón al oponente político es insultarle gravemente no quede ni rastro en los próximos cuatro años. Debemos festejar que una tierra como la gallega no premia a corruptos y tramposos como los de Núñez Feijóo"
En su perfil, el señor Rodriguez Peña afirma que su profesión es la política (mal asunto, este del político profesional), y que semejante desempeño "aniquila neuronas a marchas forzadas (sic)".  Tiene toda la razón. Si tuviera las neuronas en su sitio habría recordado el Audi, el despacho, las sillas, las galescolas y los viejitos del "colega de progreso" Anxo Quintana, y se hubiera guardado de acusar de corrupto y tramposo a quienva a ostentar una Presidencia de la Xunta que le ha sido retirada a Touriño, simplemente, por sinverguenza.
Artista, que eres un artista.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

cartasmarruecas -

Amigo Lázaro:
Mientras tengamos nuestra familia, nuestra casa y nuestro trabajo, seremos Reyes de nuestro propio reino, más que topos en su topera. Pienso, como el villano de Lope: "Yo he sido rey, Feliciano, en mi pequeño rincón; reyes los que viven son del trabajo de su mano". AHora bien, es cierto que el parapeto moral debe ser de duro cemento, dado el calibre de la artillería de desfachateces al que nos tienen sometido. Un Saludo
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Lázaro -

Son un pozo sin fondo, una cara sin vergüenza, una boca sin pudor. Tienen el don de la palabra y lo utilizan a su antojo. Para ellos la realidad no tiene existencia alguna. Sólo es importante lo que se dice en el momento de decirlo y con el convencimiento preciso. En la Grecia clásica acabaron así ajusticiando al hombre más justo y sabio de Atenas. En la España decadente acabarán haciéndonos vomitar a todos. Parapétese, compañero, aunque mucho me temo que ya no quede agujero lo suficientemente profundo. Saludos.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres